Descripción

Queridos amigos,

Nuestro segundo cuento, "¡Es la hora de los pililampos!", trata el asunto de la conciliación laboral, ya que los niños piensan que sus padres son muy "molones" y por eso quieren estar más tiempo con ellos. Los niños no entienden los horarios imposibles de los adultos, ni su permanente enfurruñamiento con el trabajo, por eso quieren contarte algo...



¡Hola!, ¡somos Elonga y Elongo con nuestros padres!

Ahora son felices pero hasta hace poco estaban muy

estresados por culpa de los panilelis...

Por si no lo sabéis, los panilelis son los bichos más aburridos

que existen, ¡les encanta vivir en las oficinas y no

saben estar solos!



Los panilelis picaban a los jefes y tras la picadura empezaban

a encargar mucho trabajo. 

Los padres llegaban tardísimo a casa y siempre con prisas.

¡Tiraban de nuestros brazos para ir más rápido!



Y claro, nuestros brazos empezaron a crecer, a crecer

y ¡a crecer cada vez más!

Al principio era divertido, pero empezó a preocuparnos lo

despistados que estaban todos los padres...